miércoles, 31 de enero de 2007

EL AMOR Y EL FIN


“Ves, esa es la diferencia, —anuncia ella— sentir que uno ama es como estar dormido, y decir te amo, es como estar muerto, es para siempre”
Antología del amor y el desamor, Nahuel Larraqui


¿Cómo se niega a un ser humano? ¿Cómo se niega la historia? Esta tarde vi dos tijeretas volando juntas, casi nunca ocurre. Son aves solitarias, pero de vez en cuando se acompañan. Mientras intentaba seguir su vuelo, pensé en estas aves sin alas que somos todos nosotros, que anhelamos y soñamos sueños que no llegan. Tan atribulados, tan encerrados en nuestro propio mundo inventado para sufrir. Hoy escribo sobre el fin.

Hay amores que se acaban porque se acaba el amor y otros porque se acaba la vida, no lo he dicho yo, lo escuché maravillada de unos atrevidos escritores que en el Hay Festival discutían sobre el amor y el desamor. Vaya que son locos y atrevidos, pero así son los escritores, ellos sí saben de estas cosas, saben que no saben nada. Los demás creemos que sabemos algo, pero no tenemos la menor idea.

Yo agregaría que hay amores que no se acaban ni cuando se acaba el amor, ni cuando se acaba la vida. Subiela lo presiente en “No te mueras sin decirme a dónde vas”, hay amores que no se acaban ni cuando la despiadada muerte llega. Esos amores se burlan de la muerte, se le ríen en la cara y aunque esta desalmada se lleva la vida de uno de los amantes, el amor se queda.

El desamor produce tanto dolor, que son momentos en los que uno alcanza a envidiar a los muertos, esos muertos con sus caras de muertos, que se salvan del dolor en el pecho y de la agonía de ser olvidados. Se mueren riéndose de salvarse de estos dolores humanos, incompresibles y ensordecedores.

A esos amores que no se acaban ni porque se acaba el amor ni porque se acaba la vida, a esos amores el fin los desconoce. Y el fin llega con su cara de fin, que seguramente debe llevar una corbata y un vestido oscuro, porque el fin es circunspecto, arrasador, con manos de fin y con la mirada vacía, porque el fin no tiene fondo en sus ojos. Y llega tan serio, creyéndose ser fin siempre, exigido por la vida, con su porte de necesario y saludable, con su actitud de “esto es lo mejor” y no reconoce a estos amores. Y estos amores de los que hablo, se pueden sentar a conversar cerca al fin, servirse una copa de vino y hasta brindar con él y pasar inadvertidos.

Porque lo que se ama siempre se ama siempre. Lo que se ama siempre sale a bailar con la muerte, se toma un trago con el fin, se embriaga con “el deber ser” y conversa con “lo que diga la gente” y a la final sólo reconoce al amor, y sale del lugar con el amor, y es al amor al que le hace el amor.

Y el amor no es una sola persona, el amor es el amor, y en ocasiones son varias personas. Porque fuimos los seres humanos los que nos inventamos que Dios había dicho que sólo podíamos amar a alguien, cuando la versión más hermosa de Dios es un Dios que nos ama a todos. Pero nos los inventamos duro, lo inventamos exigente y con condenas, para garantizar nuestro sufrimiento y para que el amor se las vea mal y a veces se convierta en odio.

Las historias humanas no tienen fin. Se acabó la II Guerra Mundial y llegó la destrucción de Hiroshima y Nagasaki, y la guerra entre palestinos e israelíes que parece no acabarse jamás. Una película sobre el desastre del 11 de septiembre se acaba, pero en la vida real sabemos que la masacre más grande apenas comenzaba. Y ocurrió lo de Afganistán y ciudadanos de todo el mundo viven con miedo de que el monstruo aparezca en el momento más inesperado.

Nuestras vidas no se acaban cuando se cierra el libro o cuando se enciende la luz en la sala de cine. La vida sigue y el amor verdadero sigue con ella. El escenario puede cambiar, el atardecer ser más tenue, llegar la época de lluvia y la de cosecha, la temporada de pesca, la sequía, pero el amor que es para siempre sobrevive transformándose en atardecer, lluvia, cosecha, pesca, sequía, sobrevive con la calma profunda de alguna vez haber sido siempre.

3 comentarios:

Alet dijo...

Pienso que su concepción del amor se limita a su creencia, quizás equivocada ó quizás no, de la existencia de Dios y su sistema creado, muy apropiadamente por la Iglesia y sus agregados. No creo, particularmente, que alguien se invente un mundo, aunque sea su Dios, lleno de dolor y odio.
Preguntas ¿Cómo se niega a un ser humano? ¿Cómo se niega la historia? El hombre no se puede negar, mucho menos puede negar su historia. Somos lo que somos y seremos así. ¿Por qué? Porque en realidad no sabemos lo que somos, y llevamos toda una eternidad tratando de comprender lo que somos. El amor y el desamor solo son palabras, inventadas por unos pocos, para tratar de sintetizar nuestros sentimientos nobles, pero nos hemos olvidado que no solo somos eso, somos una mezcla de todo y de todos… El amor no se acaba, el perdura eternamente, aunque cambiemos los seres a quienes amamos…
Es como alguna vez escuche de alguien
"Hasta en tu ausencia puedo sentir la plenitud de tu presencia porque en tu compañía no me robas el espacio de mi solicitud"

KBYRNED dijo...

Dra. Claudia, soy una fiel lectora de todos sus post, me agrada mucho tenerlos en este medio ya que algunas veces no puedo conseguir el períodico. Este en especial me gustó muchísimo...

mayra elena dijo...

Amor, desamor...por supuesto que los seres humanos nos inventamos esas palabras. al igual que otras tantas, mejor dicho...¡¡ todas las que exsiten y las que existirán!! La palabra es un invento humano. Los invito a disfrutar de la palabra y a leer sobre el amor y el desamor en http://cuentosrobadosdemayrita.blogspot.com